septiembre 13, 2009

La avicultura en la República Dominicana

La avicultura moderna se inició en nuestro país a partir del 1962, antes de eso lo que predominaba era la avicultura tradicional, limitada a zonas rurales y siendo una actividad marginal para los agricultores, quienes vendían su escasa producción de huevos y pollos criollos en las ciudades o los cambiaban por ropa usada o por perros y gatos.

Se desconoce la fecha exacta en la que se trajeron al país las primeras aves de importancia económica, pero se sabe que en 1508 se introdujo la Guinea (Numidia meleagris) y alrededor de 1870 se introdujo desde Cuba la Codorniz (Colinas viginianus). Ambas especies encontraron las condiciones para su multiplicación y contribuir con la economía y la alimentación de la población. En aquella época era común ir a los montes tras la gallina (Gallus gallus) en busca de sus nidos llenos de huevos.

El 17 de febrero de 1830 el Gobierno de Ocupación Haitiana prohibió las galleras porque consideraban que los Consejos Municipales no recibían beneficios que compensaran los perjuicios que esta práctica ocasionaba a la sociedad. Solo permitiéndose la lidia de gallos los domingos y días feriados en los campos. Actualmente la lidia de gallos es un deporte que se practica todos los días en todas las áreas del país en modernos coliseos, en galleras rusticas e incluso al aire libre. En 1979 se trató de someter en el congreso una ley que limitara las peleas de gallos a los campos y solo los domingos y días feriados pero la misma no progresó. Se cuenta que al presidente Manuel Jiménez (1948-1949) debían llevarle los decretos y documentos oficiales a la gallera para que allí los firmara.

En 1941 existía un comercio de exportación, aunque reducido, se conoce de la exportación hacia Puerto Rico de 60,000 huevos y 6,580 gallinas y pollos. En 1947 la cría industrial iba aumentando con numerosas granjas particulares y un programa de mejoramiento avícola de la Secretaria de Estado de Agricultura, Pecuaria y Colonización, dicha secretaria poseía su propia granja avícola en Haina, con gallinas ponedoras y reproductores además, pavos bronceados (Meleagris gallopavo) y patos pekineses (Carina moschata) y se continuaba exportando aves y huevos.

Para 1950 ya se exhibían aves en las ferias agropecuarias, pero predominaba el pollo criollo en los gustos de la población. Y para la época un servicio de pollo era más costoso que uno de langosta o camarones.

Además de la importancia para la alimentación, el gallo ha tenido importancia en la política, con los partidos “Bolos” y “Coludos”, y el “Gallo colorao’” que representaba al partido Reformista del Dr. Joaquín Balaguer. También en actividades comerciales, religiosas, deportivas, sociales, etc. Por citar un ejemplo está la “Misa del gallo”.

En 1962 el Gobierno a través del Banco Agrícola y la Dirección General de Ganadería implemento un programa de fomento avícola, que tuvo resistencia los primeros 4 años, debido a la predilección del pueblo hacia el pollo criollo. Luego de esa resistencia el consumo de huevos y pollo se incrementó.

La avicultura empezó entonces a modernizarse y delimitaron la producción a pollos de engorde y huevo para consumo. Inicialmente los criadores adquirían pollitos de 1 día de nacidos traídos de Estados Unidos, al igual que alimentos, equipos y medicamentos, situación que cambió debido a la demanda y empezaron a establecer plantas incubadoras, fábricas de alimento y todo lo necesario para la producción. Para 1972 se producían 18.3 millones de pollo y para 1999 aumentó a 135 millones. En cuanto a huevos, para 1972 se produjeron 142.5 millones y para 1999 casi 1,000 millones.

La avicultura nacional ha tenido elementos que le han ayudado y perjudicado a través de los años, aunque los que le han beneficiado han sido más.

Factores que le han ayudado:

  • El precio más asequible que tiene la carne de pollo.
  • Contratación de técnicos extranjeros para asesorar la producción.
  • La existencia por mucho tiempo de la Comisión Encargada de Regular la Producción Avícola de CONAPROPE.
  • La inauguración del Centro Nacional de Fomento Avícola, de la DIGEGA, en Villa Mella, que producía y distribuía pollitas, huevos y patos.
  • El apoyo técnico brindado por la DIGEGA.
  • El apoyo financiero del Banco Agrícola y otras instituciones bancarias a los productores.
  • El establecimiento de franquicias de comida rápida.

Factores que han perjudicado:

  • Declaraciones en septiembre de 1976 del diputado Andrés Mendoza Pepín, “El consumo de la carne de pollo por parte de los hombres les está causando desviaciones sexuales, debido a que hay granjas que utilizan hormonas femeninas en la alimentación de las aves”. Lo cual perjudicó el mercado.
  • La Dirección General de Control de Precios sometió a la justicia a personas que adulteraban los precios, lo cual provocó protestas de vendedores.
  • El paso del ciclón David en agosto de 1979 que destruyó gran parte de la industria.
  • En 1983 los productores debieron sacrificar gallinas ponedoras en vida útil por falta de alimentos y en la década de los 90 por problemas de comercialización.
  • El paso del huracán Georges que provocó la muerte de alrededor de 6 millones de pollos y 3,000 gallinas y daños a la infraestructura.
  • La importación de partes de pollo, a pesar de los reclamos de los productores.

Las demás especies avícolas no han tenido el mismo impacto en nuestro país, el pavo tiene consumo tradicional en las fiestas de navidad, ha habido proyectos que no pasaron de ser eso. Existen solamente dos productores a gran escala. La producción de guineas y patos es casi exclusivamente rural, con la excepción de algunos productores que han intentado la producción pero sin mayor impacto. La codorniz también tiene explotación limitada, pero se puede conseguir carne y huevos en supermercados.

8 comentarios:

  1. Esta muy interesante! Eso fue del libro del
    Dr.Facundo?

    ResponderEliminar
  2. Un dato que considero de interés, es que la ocupación Haitiana para el 1830 prohibió las peleas de gallo, permitiéndola solo los domingos. Creo que, es algo que debería de ser implementado hoy día, porque a mi criterio no deja ningún beneficio a la sociedad ni al individuo y mucho menos a los animales expuestos. Lastima que esas leyes no llegaron a aprobarse.

    Realmente que las cosas cambia… Increíble, que el pollo antes era más caro que los camarones o langostas. Es bueno saber esas cosas.

    Muy interesante los datos. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quisiera decirte que para mi es muy divertido ver las peleas de gallos y si estoy de acuerdo con tigo porque no tiene ningun valor a la sociedad. Soy Britney

      Eliminar
  3. Hola!
    Soy Adolfo y no voy a Rep. Dom. desde el 1991
    Me gustaria saber cuanto vale un huevo de pato alla y si es rentable ese negocio al igual que la carne de pato.
    adolfohidalgo22@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un huevo de pato no te se decir pero un huevo de gallina si que es entre 4 y 6 pesos.

      Eliminar
  4. Que pasa que no le han contestado a su nuevo amigo Adolfo,busquen la pagina del Ceiaf, que hay datos sobre la Anacultura o crianza de Patos.

    ResponderEliminar
  5. En realidad no creo que prohibir las peleas de gallos aqui tendria mucho resultado. Tal y como se menciona en el articulo es una costumbre seguida por personas de todos los niveles sociales, y si deja muchos beneficios, tanto a los criadores y las personas que se desenvuelven en el medio, como para el Estado, porque se pagan impuestos.

    Además de que se generan empleos, en las granjas, en los coliseos y en todo lo que de una forma u otra se relaciona al medio.

    Además, si se prohibieran las peleas esas razas estarían destinadas a desaparecer, porque los gallos se matarían entre sí, porque ese es el instinto que tienen, para eso se han ido "mejorando".

    ResponderEliminar